Diego Alcón, Joven Promesa de la Sala Valenciana

Diego Alcón, Joven Promesa de la Sala Valenciana

El blog de hoy lo dedicamos a nuestro jefe de sala, Diego Alcón, recientemente reconocido como una de las Jóvenes Promesas de la Sala Valenciana. Para que lo conozcáis mejor, le hemos pedido que nos conteste unas preguntas. ¡No perdáis detalle!

¿Qué  3 cualidades crees que ha de tener un buen jefe de sala? 

En mi opinión, debe destacar por su educación y disciplina. Y es que hay que saber estar a la altura de cada comensal, siempre. Generar empatía resulta imprescindible para poder crear un vínculo de confianza con el cliente y hacer que este se sienta como en casa. 

Otro requisito es saber gestionar la sala, claro está. Es esencial controlar los tiempos, la comunicación con el equipo y la coordinación con la cocina.

¿De dónde surgió tu interés por el sector de la hostelería? 

La verdad es que me apasiona el contacto directo con las personas, estar de cara al público. Mi vida profesional siempre se ha caracterizado por la búsqueda de ese contacto y relación con otras personas. He trabajado en bares, discotecas, de agente comercial… 

De ahí viene realmente mi interés por la hostelería. Por un restaurante pasan miles de clientes al cabo del año, cada uno con su personalidad, su carácter y sus peculiaridades. De hecho, muchas de esas personas se convierten en amigos.

¿Cuál es tu vino preferido?

Uno de mis favoritos, que tenemos ahora mismo en carta es el Buezo Varietales. Se trata de un vino de guarda, reserva del año 2005, D.O. Arlanza que combina las variedades tempranillo, merlot y cabernet sauvignon. 

¿Cómo realizas una carta con más de 100 referencias de vinos?

En primer lugar, intento buscar vinos con una buena relación calidad-precio. También procuro seguir de cerca a bodegas pequeñas, con una producción limitada y vinos poco conocidos procedentes de nuestro entorno: Bajo Aragón, Terra Alta y la provincia de Castellón. 

Otra parte importante del proceso de elección de los vinos es la cata. De esta manera, decidimos si encajan bien en nuestra carta y con nuestro tipo de cliente. He de reconocer que, por suerte, a la mayoría de nuestros comensales les gusta dejarse aconsejar, y ahí es donde, de nuevo, se vuelve a establecer esa relación de la que hablaba antes.  

La mayor satisfacción de un jefe de sala es…

Ver que el comensal está cómodo, disfrutando plenamente de la experiencia. Para mí es un placer saber que se van contentos y satisfechos con nuestra cocina y servicio de sala, convencidos de que su visita a Vinatea ha valido la pena.

 

Compartir